Etiqueta en el gimnasio

Los últimos años de mi vida me la he pasado muchas horas en gimnasios y por eso me he dado cuenta de que el gym es uno de los lugares más importantes donde se deben poner en práctica nuestros buenos modales porque es un lugar donde compartimos muchas cosas entre muchas personas.

¿A quién no nos ha molestado alguna acción de otro miembro del gym? Aquí algunos tips que todos los que asistimos al gym deberíamos tener presentes para hacer más feliz nuestra estancia:

  • El uso de toalla es básico, nunca dejes los aparatos y bancos con manchas de sudor.
  • No todas las personas necesitamos el mismo espacio vital, así que procura no acercarte tanto a las personas para que no las hagas sentir incomodas.
  • Si estas alternando aparatos, déjalos en el peso y la posición que la otra persona ocupa, esto no es indispensable pero hablará muy bien de ti.
  • No te adueñes de un aparato, permite alternar para que los demás lo puedan utilizar, si no te gusta compartir, busca ir a horas de poca demanda.
  • Jamás te quedes sentado en un aparato “mirando cómo pasa la vida” o revisando tu celular cuando hay gente esperando ocuparlo, esa es una pésima falta de respeto.
  • Trata de cuidar los aparatos, que no seas el dueño del gym, no significa que “no te cuesten” entre más los cuides, menos será el próximo incremento de precio.
  • Regresa las mancuernas a su lugar y descarga los aparatos que utilizaste.
  • No te subas a un aparato de cardio porque no sabes qué hacer ese día, para revisar tu celular, leer o a ver videos en tu ipad únicamente, ¡también aprieta el botón de inicio!
  • Trata de dejar tus cosas a la orilla de los salones o pegadas a la pared en la zona de peso libre, no hacerlo podría provocar un accidente.
  • Respeta a las personas que se ven concentradas en su actividad y no quieras llegar a hacer plática, espera a que terminen su rutina o por lo menos su serie en turno.
  • Cuida llevar ropa en buen estado y utilizar desodorante.

Recuerda que en el gimnasio además de ejercitar el cuerpo podemos ejercitar los buenos modales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *