Soy nuev@ en esto… ¿Cómo le hago para no darme por vencid@?

Es una constante en mi consultorio ver a personas que no alcanzan sus metas físicas debido a que no están seguras realmente de lo que quieren lograr. Lo que percibo es que su cuerpo y su mente avanzan en rumbos diferentes.

La forma de pensar de ell@s sigue siendo: “voy a probrar, a ver si puedo” y la verdad es que para lograr resultados, hay que quitarnos muchas ideas con las que hemos vivido mucho tiempo y formarnos otras que sean nuestra mejor arma durante el camino hacia la meta fitness.

En mi experiencia, estas técnicas, son las más efectivas que hay para mantenerte motivado, enfocado y lleno de energía positiva.

Como sabemos, el 90% de la batalla es mantenernos en nuestro régimen y evitar tentaciones hasta que estos hábitos positivos se conviertan en algo natural para nosotros.

Esta es una herramienta clave para ti y la podrás utilizar como un manual cuando lo necesites.

Ayudándote a derribar los obstáculos que puedan surgir al comienzo y permitiéndote crear el impulso necesario para llevarte hacia tu meta.

Pon tu mente en un buen estado, y tu cuerpo no tendrá otra opción más que seguirla.

¡Mantente positiv@!

Es una realidad triste que la mayoría de las personas que deciden perder peso se dan por vencidos antes de lograr su meta.

Y la verdad es que muchas de ellas no tenían la posibilidad de tener éxito. Estaban condenas desde antes de comenzar.

¿Por qué? Esto se debe a que no enfrentaron el desafío con la mentalidad correcta, se enfocaron en las cosas a las que debían de renunciar en lugar de todos los beneficios que obtendrían.

Estaban de mal humor cuando no podían comer sus comidas favoritas, las mismas comidas que los han traicionado por años, las comidas que les han robado su energía natural, que les han llenado de kilos de grasa.

Al ir al gimnasio lo hacían con flojera. Su mente se dio por vencida mientras su cuerpo hacia el ejercicio.

La idea de esto, es que esto no te pase a ti, tú quieres este cambio y para que tu sueño se haga realidad, debes de llenar tu mente de pensamientos positivos. Sé que puede sonarte súper trillado pero… no hay de otra, no debes dejar que la negatividad te influya.

Nosotros somos el reflejo de nuestros pensamientos, nuestro cuerpo no tiene otra opción más que seguir lo que nuestra mente pone en marcha.

¿No me crees? Prueba esto:

La próxima vez que te sientas de mal humor, quiero que sonrías, sé que probablemente es lo último que quieres hacer y a lo mejor te parece algo tonto, pero no importa, solo quiero que trates. Oblígate si es necesario, pero sigue sonriendo y espera a que la magia suceda…Porque si sucederá.

Todo se reduce a la conexión entre la mente y los músculos, nuestro cerebro ha sido entrenado, toda nuestra vida, para asociar una sonrisa con un buen sentimiento, no conoce otra cosa.

Así que cuando te obligas a sonreír, sin importar como te estés sintiendo, tu cuerpo no tiene más opción que producir las emociones que le siguen a la sonrisa.

Nuestra mente ha sido entrenada para eso, sonríes y nuestra mente asume que estás de buen humor y trabaja duro para que así sea.

Es por esto que, a lo largo de tu desafío para perder peso, o lo que sea que estés haciendo en tu cuerpo que quieras lograr, vas a comenzar cada día con una sonrisa. Sé la diferencia que esto le dará a tus resultados.

Les cuento que una de las reglas que hay en mi programa “Extreme Makeover” para lograr perder grasa sostenidamente durante doce semanas es diariamente recitar frente a un espejo una lista de cosas, a las cuales le llamo “los mandamientos Imagen FIT”… ustedes pueden hacer los suyos propios, por ejemplo:

  1. Soy agradecido con lo que soy, sabiendo que trabajo para ser mejor
  2. No me comparo con nadie, busco ser mi mejor versión de mí.
  3. Si tropiezo, me levanto una y otra vez.

No importa cómo te sientas, léelos con conciencia y trata de realmente hacerlo.

No pienses que está muy difícil o que es muy pesado, piensa que eso te está acercando a tu meta que tanto deseas.

Rodéate de personas positivas y que te inspiren, no que te saboteen. Las personas que te hacen sentir mejor, te levantan en vez de llevarte abajo constantemente.

Esto significa que, si realmente quieres hacer las cosas, algunas personas deberán de ser sacadas de tu vida, por lo menos por ahora.

Una vez que hayas establecido una motivación solida, podrás decidir a quién quieres dejar entrar en tu vida de nuevo. Pero hasta entonces, mantenlos alejados.

Pasa tu tiempo con las personas que te van a apoyar. Esas personas que estarán ahí para darte ánimo cuando pierdas las esperanzas, los que de verdad te quieren.

La mejor manera de hacer que tu trayecto sea más llevadero, es hacerlo con un amigo. Uno que quiera las mismas cosas que tú. Uno que quiera un cambio.

¡Visualízate!

La visualización es increíblemente poderosa.
Es más, es la responsable por todo lo que el hombre ha inventado.

Antes de crear algo, antes de hacerlo realidad; tienes que visualizarlo. Tienes que saber lo que estas tratando de crear. Tienes que mentalizarte.

Tu visión debe de ser clara. Mientras te visualices más claro y sepas exactamente cómo quieres verte, tu oportunidad de lograr tu meta es más real.

De eso se trata. Tus metas. Convertirte en una mejor versión de ti mismo. No se trata de competir con nadie. Eso es una mentalidad negativa.

Asegúrate de que tenemos tus metas sean realistas. No quisiera llevarte por el mal camino.

Pero ya que tenemos eso claro, vamos a hablar de cómo vas a visualizar a tu “nuevo yo” y convertirlo en realidad.

Primero, necesitas encontrarte una meta que te inspire. Algo claro y especifico que puedes verte lográndolo, mientras más lo veas, más lo crees. Y el creerlo es todo.

Puede ser una meta simple, por ejemplo, que te queden nuevamente tus jeans favoritos.

A lo mejor quieres ponerte un bikini. A lo mejor una playera sin mangas, competir o casarte en la mejor forma de tu vida, eso lo decides tú.

Pero lo que sea que escojas, cuélgalo en algún lugar de tu cuarto para que lo veas todos los días. Una prenda o una foto.

¡Permítete ver el futuro y verte luciendo increíble! Con una imagen clara de lo que quieres, siempre tendrás recordatorios de tus metas y cada vez evitarás más perderte un entrenamiento o salirte de tu dieta.

Usa lo que quieres ponerte para ver tu progreso. No tienes que obsesionarte. No debes probártelo todos los días, pero busca un momento razonable, vamos a decir en 3 semanas y te lo pruebas.

Por supuesto que no te quedará, a lo mejor ni siquiera luego de varios intentos. Pero mientras avanzas, te acercas más a tu meta. Antes de lo esperado, ¡te quedarán y te verás increíble! El ser consistente nunca falla.

Hay dos técnicas que me encantan para poder visualizarte mejor:

Compárate contigo misma@.

Toma fotos de frente, por espalda, y de perfil. (así evalúo a mis clientes a distancia cada mes)

Cuando te ves constantemente en el espejo, es difícil ver los resultados. Hasta a tu familia se le puede hacer difícil ver los cambios. Para eso sirven las fotos.

Los cambios son más notorios.

Al ver estos cambios suceder te da ese “impulso” de motivación que necesitas para lograr tus metas. Los cambios que ves en el cuerpo, la cara y hasta tu energía.

Eso te dice que sin duda alguna, puedes hacerlo. Te dice que tus metas están a tu alcance.

Con cada “sesión de fotos”. En cada foto nueva, la diferencia será más obvia.

Y cada vez que quieras salirte de tu plan de alimentación, cada vez que no hagas tu entrenamiento, solo compara tus fotos con las viejas y pregúntate qué debes hacer.

¿Quieres seguir mejorando cada día?, ¿para que cada sesión de fotos se vea mejor que la anterior? O, ¿quieres volver a tu viejo yo?, ¿volver a cómo te veías y sentías antes?

Entonces, ¿Cómo pones a trabajar esta técnica, para que logres resultados increíbles?

Bueno, esto es lo que vas a hacer:

Tienes que ponerte un traje de baño, ropa para ir al gimnasio, lo que sea que revele lo suficiente para ver los cambios (así sean pocos).

Si no tienes quien te tome las fotos, está bien. Puedes tomártelas en frente del espejo…solo asegúrate de que nada te bloquee. Queremos verlo todo, cara y cuerpo. Tómale fotos a todos los ángulos. Por el frente, por detrás y por los lados.

Una vez que hayas tomado estas fotos, prométete que harás todo lo que este a tu alcance para hacer que cambien, promete que esta es la última vez que verás a tu cuerpo así.

Luego, imprime las fotos. Queremos fotos en físico. Porque lo que vamos a hacer después, es pegarlas en la puerta de tu refri y alacena.

De esta forma, cada vez que te provoque comer, tendrás un recordatorio de tus metas. Y del cuerpo que estás tratando de cambiar.

¡Y cuando hayas perdido todo el peso que querías, ver estas fotos será hasta divertido! Me encanta ver las fotos y mi transformación.

Otra excelente estrategia es:

Construir un collage de deseos.

Es un proyecto muy divertido y gratificante. Una pizarrón lleno de motivación que te impulsa a lograr tus metas más rápido de lo que te imaginas.

Así es como funciona:

Vas a conseguir un pizarrón de corcho grande. La vas a colgar en la pared. Y vas a llenarla de cosas que te llevan al cambio.

Todo las cosas que te sirvan de motivación para lograr tus metas.

Fotos del cuerpo de tus sueños en bikini, citas para estimularte, lugares que quieres conocer, actividades que quieres realizar,  todas y cada unas de las cosas que quieres hacer en un futuro.

¡Sé creativo! No hay reglas, no hay respuestas correctas o incorrectas, tú te conoces mejor que nadie. Tú sabes lo que te impulsa al éxito.

Este es tu momento para sacar todo lo que te apasiona.

¿Qué has querido hacer, pero no has hecho, por culpa de tu peso?

¿Quieres correr en un maratón? ¿Quieres ir a una cita y ponerte “ese” vestido? Agrégale la foto.

Todo lo que te inspire tiene que estar en tu pizarrón como un recordatorio diario de lo que puedes lograr.

Cuando hice mi collage, tenía muchas razones para cambiar.

Quería competir, así que puse una foto de las competidoras que me motivaban…Cuando ves tus metas todos los días, se te hace más fácil enfocarte.

Te permite ser más fuerte en los momentos de debilidad.

Cada vez que sientas un antojo, necesitas ocupar tu mente en algo. En vez de dejar que la tentación gane, mira tu pizarrón de deseos. Recuérdate las razones por las que estás haciendo este cambio. Recuérdate que es importante.

Cuando llenas tu cabeza de pensamientos productivos, no hay cabida para pensamientos destructivos. No hay cabida para nada que te haga perder tu norte.

Préstale la atención que tus metas merecen, dales una atención constante.

Si estás cansad@, te darás por vencid@ rápidamente.

Cuando piensas en alguien que intenta bajar de peso, probablemente piensas en alguien que se está matando en el gimnasio o comiendo ensalada todo el día.

Y sabes, el ejercicio y una buena alimentación son parte del rompecabezas. Pero dormir y descansar es igual de importante.

Cuando nos decían que teníamos que dormir, que eso nos daría una piel hermosa, uñas y cabello, no era solo para que los adultos tuvieran un tiempo para ellos.

Y no importa cuánto te ejercites en el gimnasio, no importa que tan bien comas.

La falta de sueño saboteará tus resultados.

Cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo produce una hormona de estrés llamada cortisol, la cual es responsable de almacenar la grasa en tu abdomen. Mientras más cortisol produzcas, lo más probable es que tu cuerpo almacene más grasa.

Y peor aún, hace que el comer sano sea sumamente difícil. Porque cuando tu cuerpo detecta el cortisol, se confunde y envía señales de hambre, lo que hace que quieras comer comidas poco saludables y hace que tu apetito se vaya al cielo.

Todo esto sin mencionar que destruye tu habilidad para metabolizar los carbohidratos, haciéndolos más propensos a ser almacenados como grasa y no como energía.

También te lleva a la fatiga, mal humor e irritabilidad, lo que destruye la calidad de tus entrenamientos y dificulta mantener una mente positiva lo cual sabemos que es importante.

Pero los efectos de la falta de sueño van más allá de afectar tu mentalidad.

El buen dormir es fundamental para perder grasa y construir músculo.

El dormir bien libera la hormona de crecimiento (HC), una hormona que tu cuerpo produce naturalmente. La producción es mayor durante los años de adolescencia y se pierde mientras envejecemos. El tener los niveles altos de HC en el sistema acelera el metabolismo. Por eso es que los adolescentes a veces pueden comer todo tipo de porquería y mantenerse flacos.

La HC es responsable de permitirle a tus músculos sanar y crecer.

Y el momento en que producimos la mayor cantidad de HC es mientras dormimos. Así que al robarnos un sueño apropiado, nos estamos robando la producción de HC y acelerando el proceso de envejecimiento.

Dormir es el único momento en el que nuestros músculos descansan. Cuando nos movemos constantemente y nos estiramos, le estamos haciendo daño y necesitan tiempo para sanar.

Necesitamos mínimo 6 horas de sueño corrido.

Luego de tus entrenamientos, un buen sueño maximiza tus resultados. Trata de evitar hacer ejercicios cerca de tu hora de dormir, ya que puede mantenerte despierto aún más tarde, si lo puedes controlar, es mejor que termines tus ejercicios unas tres horas antes de tu hora de irte a la cama.

Un truco que aprendí para dormirme más rápido es tomando una ducha tibia una hora antes de mi hora de dormir. Me he dado cuenta que me relaja y me hace dormir más rápido.

Así que duerme, la energía que tendrás hará que todo lo hagas con más eficiencia.

Si te ha gustado este artículo o crees que a alguien le puede servir, compártelo y escríbeme acerca de lo que te gustaría leer en mis próximos artículos. ¡Recuerda que la meta es para siempre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *